¿En que se diferencia una puerta blindada de una acorazada?

Puerta blindada

Una puerta blindada es una puerta de entrada cuya estructura, tanto del marco como de la hoja de la puerta, está fabricada en madera. Son puertas poco resistentes que suelen contar con algunos refuerzos de hierro pero que no logran contener los ataques externos y que además son muy conocidas por los ladrones.

No son puertas capaces de frenar la mayoría de los robos. La puerta blindada cuenta con una chapa de hierro en su interior para reforzar la seguridad pero la estructura hace que los ladrones oportunistas puedan forzarla de manera rápida. Tienen un baja resistencia frente a ladrones con cierta experiencia, demostrando que el término “blindada” queda muy lejos de lo que los clientes imaginan en un principio.

Los precios de las puertas acorazadas y blindadas también difieren bastante según el grado de refuerzo que tengamos y de los accesorios que queramos implementar a nuestra puerta. Las puertas blindadas suelen ser más económicas que las puertas acorazadas y encontramos bastantes modelos por menos de 1.000€ (sin instalación). No obstante, como habéis podido comprobar, las puertas blindadas tienen un precio menor debido a su menor grado de resistencia frente a los ataques externos. No aconsejamos invertir en puertas blindadas para nuestra seguridad.

Puerta acorazada

Una puerta acorazada por el contrario, es una puerta fabricada en acero y diseñada con placas de madera con una función puramente estética. Una puerta acorazada es mucho más resistente que una puerta blindada, ya que los materiales de fabricación y los complementos de seguridad tienen mayor calidad y resistencia ante los ataques de los ladrones profesionales.

Las puertas acorazadas tienen la virtud de ser más resistentes que las blindadas porque tienen unos refuerzos y un blindaje diferentes. En las puertas acorazadas, la integración de la cerradura, los pernios y los cerrojos en la estructura provoca que ésta sea más resistente, no como en las puertas blindadas. No obstante, no todas las puertas acorazadas son iguales sino que tenemos diferentes tipos dependiendo del tipo de blindaje, refuerzos de seguridad o tipos de cerraduras.

Cada fabricante elige la construcción de su puerta acorazada aplicando refuerzos de seguridad pero, lo más importante es la certificación y los ensayos de seguridad porque son los que demuestran hasta qué punto una puerta acorazada de seguridad puede frenar el ataque externo.

El precio de una puerta acorazada encontramos a partir los 1.200€ (sin instalación)dependiendo de varios factores como el grado de seguridad, el tipo de cerradura, número de cerrojos, si es versión Smart. Tiene apertura desde el móvil, etc.

Nuestras puertas